Lecciones de grandes inversionistas Vol II: Chamath Palihapitiya

Puede ser que Warren Buffett sea el inversionista más famoso de los últimos años, pero Chamath Palihapitiya rápidamente lo está alcanzando en popularidad e influencia. Aún así, a primera vista Warren y Chamath no podrían ser más distintos. 

Ya sabemos que el CEO de Berkshire Hathaway tiene 90 años, nació en Omaha, Nebraska, y ha logrado que sus acciones tengan un desempeño extraordinario durante décadas. Por su lado, Chamath Palihapitiya nació en Sri Lanka, apenas tiene 44 años y es CEO del fondo Social Capital, además de ser dueño del equipo de básquetbol Golden State Warriors.

En sus primeros ocho años de existencia, Social Capital superó el desempeño del índice S&P en cuanto a tasa interna de retorno: 997% vs. 325%. Además, su desempeño anualizado en ese mismo periodo de tiempo también superó al de la mismísima Berkshire Hathaway: 32.9% vs 16%.

Este par de cifras y su interesantísimo portafolio –que incluye Amazon, Slack, SoFi, y por supuesto, Bitcoin– dejan ver por qué todos están volteando a ver a Chamath, e incluso han llegado a decir que es “el próximo Warren Buffett”. Pero antes de analizar o replicar su estrategia de inversión, vale la pena entender más la historia de este inversionista y por qué el curso de su carrera explica su mentalidad. 

Cuando tenía seis años, Chamath y su familia recibieron el estatus de refugiados y se mudaron a Canadá. Durante su infancia, vio cómo su familia batallaba con el dinero. En múltiples entrevistas ha hablado sobre cómo esta experiencia lo hizo comprender la importancia de las finanzas personales, a valorar el trabajo duro y a explotar sus propias capacidades. 

En la preparatoria, Chamath comenzó a operar un casino clandestino para comenzar a amasar su propio capital. (Hasta la fecha sigue siendo un jugador de póker, que, como ya sabemos, es una gran manera de familiarizarse con el riesgo). Estudió ingeniería eléctrica, se mudó a California, y al graduarse comenzó su rápido crecimiento en el mundo tech. 

Primero trabajó en AOL y después entró a Facebook en 2004, cuando esta red social apenas comenzaba. Ahí estuvo a cargo de crecer la base de usuarios, y el resto, como dicen, es historia: tuvo un éxito rotundo y Chamath se convirtió en uno de los vicepresidentes de la compañía. 

Aquí es cuando su historia realmente se pone interesante. Renunció a Facebook en 2011 para crear Social Capital. A pesar de que era sumamente joven en ese momento, con tan solo 34 años, tenía claridad suficiente de querer darle un uso distinto a todos los millones de dólares que había ganado. 

En 2017, cuando Facebook comenzó a estar bajo la lupa por todos los efectos perversos que ha tenido en la sociedad, Chamath dijo públicamente que “para él y otros arquitectos de las redes sociales era difícil lidiar con las consecuencias de lo que habían creado”. 

Desde entonces, se ha convertido en uno de los críticos más vocales del estatus actual de Silicon Valley y de la manera en que se distribuye el dinero en los fondos de inversión. Además, está a favor de políticas que mitiguen la desigualdad económica, como el Ingreso Mínimo Universal (UBI) y un sistema gratuito de salud pública.

Este breve recorrido por su vida nos lleva a comprender un poco por qué actualmente está activo en todo el negocio de las controvertidas SPACs: Chamath tiene una mentalidad del David vs Goliat. Usualmente pone su dinero en jugadores exitosos que, aunque no haya claridad sobre su éxito a largo plazo, claramente son los ganadores del momento y tienen mucho potencial. Por ejemplo: Tesla, Slack, y Bitcoin. 

Esta es una estrategia que le provocaría un infarto a Warren Buffett: como ya sabemos, él se enfoca en compañías estables que puedan darle rendimientos constantes con el paso del tiempo. Pero es precisamente la razón por la cual el CEO de Berkshire Hathaway no suele invertir en compañías tecnológicas: Buffett no las entiende, dicho por él mismo. Pero Chamath sí, así que capitaliza sobre este entendimiento. 

Ahora sí, podemos entrar de lleno con sus tres principales lecciones de inversión. 

  • Hay que enfocarse en alto potencial, crecimiento moderado y compounding lento. 

Chamath invierte en empresas tecnológicas, pero su prioridad no es el crecimiento explosivo, como ha sido la tendencia de inversión en Silicon Valley desde hace años. Lo que busca Chamath en sus inversiones es un ritmo lento o moderado, con un compounding igualmente conservador, pero la clave está en que tenga alto potencial. 

Es decir, que entienda perfectamente la industria que puede transformar, ya sea de enterprise software (Slack, la única acción de esta industria en la que cree) o de energía limpia (Tesla). En sus propias palabras: “Para mí, amasar capital se trata de encontrar una solución inteligente a un problema difícil y práctico, y ser lento y metódico.” 

  • Debes seguir “el camino de migajas”.  

¿Recuerdan esta vieja referencia de la historia de Hansel y Gretel? Chamath la utiliza para insistir e se debe analizar la relación entre industrias y sectores hasta encontrar un buen insight. Por ejemplo, la razón por la que decidió fusionar su SPAC con la empresa fintech SoFi:

“Mucho de lo que hago es tratar de observar mis mejores inversiones, como las que he hecho en Amazon y Tesla, y encontrar patrones. Así pude ver los patrones en cuanto a servicios financieros, y realmente estamos en un punto en el que la infraestructura bancaria no está al nivel de las necesidades de los consumidores. Lo que hice fue identificar qué es lo que estaba roto dentro de la industria bancaria, y qué es lo que la gente quiere. Lo que ofrece SoFi es todo eso.”

 

  • Hay que ver empresas que estén a punto de escalar. 

Enfocarse en observar el momento actual le ha permitido tomar grandes decisiones de inversión. Por ejemplo, una de sus principales apuestas es por soluciones para el cambio climático. Esta es la razón por la que confía tanto en Tesla y su promesa de abaratar y masificar los autos eléctricos. 

Todavía es temprano para ver millones de Teslas en las calles, pero Chamath sabe que no falta mucho para que lo haga. Fijarse en sectores poco convencionales, pero en los que haya potencial de disrupción, es una de sus especialidades. Una de sus frases más sinceras, aunque un poco controvertida: “El cambio climático es la oportunidad económica más importante de nuestras vidas.” 

Un plus que tiene Chamath en comparación con Warren es que frecuentemente está participando en la conversación sobre inversiones, ya sea en su propio Twitter (recomiendo seguirlo si no lo hacen todavía), en conferencias o incluso en podcasts. Las inversiones están cambiando y parece haber un “nuevo jefe” en el pueblo de Wall Street. No le pierdan la pista a Chamath y tengan en el radar sus lecciones de inversión.