Framework para lograr tus objetivos

Las ideas sin ejecución son sólo sueños.

Esta es una frase que me gusta mucho porque la considero muy real. ¿Cuántas veces hemos tenido ideas increíbles que se quedan solo en eso?

La realidad es que las ideas están sobrevaloradas y el verdadero secreto para el éxito es la ejecución. La diferencia entre la gente exitosa y la que no lo es, es precisamente eso, su capacidad para ejecutar.

Invertimos mucho tiempo y esfuerzo planeando estrategias para potencializar nuestros negocios y paradójicamente no hacemos lo propio con nuestra vida. Parece irónico, ¿no creen? Recientemente escribí este audio libro sobre ideas de negocio aplicadas a la vida. En él platico de muchas prácticas que existen en los negocios, aprendizajes y técnicas que he implementado en mi vida personal. Las prácticas profesionales sin duda son un gran recurso para la vida personal.

Pero más allá de las herramientas personales,  hay un cúmulo de prácticas y metodologías que podemos integrar. Los últimos años he reflexionado mucho sobre cómo lograr lo que me propongo y cómo convertirme en una máquina de ejecución. Me he obsesionado con resolver este problema y optimizar el proceso para ser limitless. He pasado cientos de horas refinando técnicas de desarrollo personal, diseño de vida y también incorporando técnicas de negocios para crear la fórmula del éxito. 

Decía Marco Aurelio, que la única riqueza que conservas para siempre es la riqueza que obsequias y este año les quiero obsequiar el framework que he desarrollado para lograr mis objetivos de vida, y que ha sido un verdadero parteaguas para mí. 

A continuación te comparto mi fórmula secreta para lograr lo que te propongas.

El framework consiste en 7 pasos: 

  1. Lo primero es saber cuál es nuestra visión de vida. Este paso es el más importante ya que, si no sabemos hacia dónde vamos, nunca llegaremos a ningún lado. Para mí ha sido fundamental entender mi visión de vida, trabajar en ella y saber hacia donde me quiero mover. Para visualizarlo y trabajarlo, recomiendo mucho Lifebook, una herramienta que te ayuda a determinar tu visión en las 12 dimensiones de tu vida (espiritual, emocional, salud, relaciones, profesional, etc). Saber hacia dónde quieres ir siempre será una gran inversión. 
  2. El segundo punto importante es poner las cosas en perspectiva y saber dónde andamos parados. Reflexionar acerca de lo que hemos vivido y comprender nuestra realidad. En este sentido, me ha ayudado mucho el recurso gratuito de YearCompass. En este booklet puedes registrar los eventos más importantes del año anterior y también mencionar como te encuentras en los aspectos más importantes de tu vida. 
  3. Otra cosa que te dará dirección es poner objetivos para el próximo año. A mí, en lo personal, me gusta más la palabra objetivos qué propósitos, porque la siento más real y asequible. Para esto, yo uso el framework de los OKRs, qué es muy famoso en los startups de Silicon Valley. Para ello, puedes guiarte con las 12 dimensiones trabajadas en lifebook, o personalizar las áreas en donde más quieras trabajar. Yo por ejemplo tengo 5 grandes objetivos:
    1. Personal: en año yo quiero, sobre todo, trabajar en ser más feliz.
    2. Profesional: dónde voy a emprender un nuevo negocio.
    3. Salud/ejercicio: quiero estar en mi mejor forma física.
    4. Familia y amigos: ser más intencional y gozar más a mis seres queridos.
    5. Seguir aprendiendo: seguir estimulando mi curiosidad y seguir creciendo.
  4. Una vez establecidos los objetivos, hay que pensar muy bien los KRs (key results) o resultados clave. Un buen framework para escribir resultados clave efectivos es el framework SMART. Esta herramienta te va a ayudar para escribir resultados clave que sean medibles, observables y que tengan fecha de cumplimiento. Yo en lo particular prefiero objetivos cuantificables e intento evitar temas ambiguos. Aquí te comparto algunos ejemplos de mis objetivos del 2023:
    1. Objetivo: Salud: estar en mi mejor forma física
      1. KR1: Subir promedio de sueño de 5:47 horas a 6:30 horas todos los meses.
      2. KR2: Promedio de grasa corporal para 2Q23 abajo de 12%.
      3. KR3: Hacer el medio ironman de Cozumel en septiembre 2023.
  5. Ahora veamos lo divertido. Una de las herramientas más poderosas que he encontrado para lograr mis objetivos, es la visualización. Para ello, mi coach Soraia Kutby, me recomendó pensar en algún personaje famoso, o alguien que fuera un ejemplo para mi (puede ser un familiar, amigo, mentor o alguien que admires), que represente eso que quieres lograr. La mente crea lo que la mente creé y de esta manera es más fácil condicionar a la mente y re-programarla para ver el camino que debes de seguir y tener la inspiración para lograr tus objetivos. Te comparto un ejemplo que usé en mis objetivos del año:
    1. Objetivo – Profesional: Crear un negocio que me inspire y que contribuya a crear un mejor mundo, logrando ser rentable y atendiendo mis necesidades financieras. 
      1. Personaje: Steve Jobs – valores: brillo en este planeta y es mi responsabilidad alcanzar mi máximo potencial para mejorar este mundo e inspirar a las personas a través de mi ejemplo. El mundo no vive de promesas, tengo la capacidad de ejecutar y tomar acción, creo productos de altísima calidad que transforman la vida de millones de personas. Tengo mucho que contribuir a la sociedad y opero desde mi Ikigai.
  6. Una vez que tengas todos tus OKRs definidos, es hora de crear un plan para lograrlo. Para esto recomiendo un método que platica Raúl Romero Havaux en este episodio de cracks podcast con Oso Trava, que se llama 3:1, 3:1. Este método consiste en parar 3 días al año, para hacer una reflexión o recolección de tu vida y crear los objetivos del año. Este tiempo de 3 días yo lo utilicé para hacer los pasos 2-4 que compartí en el texto. Después de parar 3 días al año, paras 1 día cada mes, 3 horas cada semana, y 1 hora al día para planear las tácticas con las que vas a lograr tus objetivos y para hacer una reflexión del periodo pasado. Este es un tema fundamental para pasar de las ideas a la realidad. Yo, por ejemplo, hago una planeación anual de los eventos importantes (viajes, foros a los que quiera asistir, los aparto y pago por adelantado) y los agendo hasta con un año de anticipación. Después, me planteo objetivos puntuales por trimestre, mes y semana. Sobre todo de manera puntual, todos los domingos por la tarde, planeo mi semana en función de los “wins” o logros que quiero obtener (3-5 máximo) y aparto los espacios de mi agenda para lograrlo. En esto es importante que haya mucha alineación entre lo que quieres lograr, el tiempo que le vas a dedicar y las acciones que tienes que realizar para lograrlo, sino, nuevamente son sueños guajiros. Aquí también es importante ser DUEÑO de tu tiempo, solemos ser muy reactivos y vivir atendiendo las necesidades de la gente a nuestro alrededor. Si tu agenda está llena de juntas con semanas o meses de anticipación, es una terrible señal. Aprende a ser guerrero de tu tiempo y a decirle que NO a la gente, esa es la mejor herramienta de productividad.
  7. Para darle seguimiento a tus OKRs, hay varias herramientas que puedes usar. Podrías usar scorecards que te ayuden a trackear tus objetivos de manera periódica (semanal, mensual) y para temas más rutinarios del día a día, si te estás proponiendo meditar o hacer ejercicio, te recomiendo usar esta app que se llama streaks, en donde registras qué actividades quieres realizar y cuántas veces a la semana. Así vas acumulando streaks o rachas, es muy divertido y funciona muy bien para los que somos competitivos. Este approach, llamado “gamificaction”, ayuda mucho a lograr las metas.

Una vez que tengas todo esto, la clave está en lograr los planes de trabajo y dar lo máximo para lograrlo. A veces las cosas cambian y se vale ajustar, pero la consistencia y persistencia es clave para lograr los objetivos. ¡Está en ti hacerlo! 

Por último, un gran hack que he encontrado para comprometerme con mis objetivos y lograrlo es compartirlos. Esta es una táctica  muy poderosa. Puedes compartirlo con “accountability buddies” o gente cercana (pueden ser familiares, amigos o colegas) o incluso comprometerte con mayores audiencias (redes sociales por ejemplo), entre más público, más presión y mejor la probabilidad de éxito.

Todos tenemos el poder de hacer realidad nuestros sueños, solo es cuestión de trabajar en ellos. Espero de todo corazón que estas herramientas que he ido afinando a través de tantos años, te sirvan tanto como me han servido a mi. Siempre podemos crear nuestra mejor versión. El futuro le pertenece a quienes se atreven a crearlo. 

¿Qué esperas para crear el tuyo? Recuerda que tú eres capaz de lograr lo que te propongas. 

¡Vamos con todo este nuevo año!